Reportaje al Dr. Francisco Gonzáles de Posada.

Posted on julio 22, 2010 por

2


Reportaje al Dr. Francisco Gonzáles de Posada.

Francisco Gonzáles de PosadaFrancisco Gonzáles de Posada

Francisco Gonzáles de Posada es Doctor Ingeniero de Caminos, Canales y Puertos (Universidad Politécnica de Madrid), Licenciado en Filosofía y Letras (Universidad Pontificia de Salamanca), Licenciado en Ciencias Físicas (Universidad Complutense) . Desde 1987 es Catedrático de Física Aplicada de la E.T.S. de Arquitectura de la Universidad Politécnica de Madrid en el Departamento de Física e Instalaciones Aplicadas a la Edificación, el Urbanismo y el Medio Ambiente. Presidente de Amigos de la Cultura Cientifica, Medalla de Honor al Fomento de la Invención y Director del Centro Cientifico-cultural «Blas Cabrera» de Arrecife de Lanzarote (1996-2004). Académico de Número de la Real Academia Nacional de Medicina.

En este reportaje vamos a presenciar juntos la voz de la ciencia estricta, la voz de lo académico y de lo oficialmente reconocido, para dejarnos un poco de bobadas, diría yo.

Francisco Gonzáles de Posada es uno de estos hombres que se mueven en ámbitos oficiales, ha sido funcionario público y es uno de los que no puede permitirse llevarnos hacia terrenos escabrosos o resbalosos, sino que permanentemente retrotrae nuestros barcos de curiosidad, hacia el puerto seguro de lo que ha sido comprobado, autorizado, permitido.

Aunque pretendí llevarlo hacia corrientes más movidillas, en sus respuestas ha demostrado estar bien anclado en sólidas columnas que no dejan lugar a dudas o especulaciones.

Deja tu comentario al final del artículo, pues en este reportaje en especial, me interesan mucho tus opiniones.

Sin más prolegómenos…aquí el reportaje:

-Bianca: Tiene Usted tantos títulos que puedo darme el lujo de preguntarle sobre temas variados, pero empecemos por el urbanismo: Las colmenas y los hormigueros no colapsan, se diría que los insectos se “urbanizan” de un modo sustentable. ¿Por qué las ciudades humanas terminan colapsando?

González de Posada: -El problema planteado es, como casi todos, complejo. En este caso, además, tanto la afirmación tajante del presupuesto introductorio como la de la propia pregunta son discutibles. Pero no la eludo aunque la respuesta pueda considerarse tangencial.

Nací y viví de niño y de joven en Cádiz (la del siglo XVIII), ciudad amurallada con una ‘exagerada’ densidad de población y casa altas de numerosos vecinos. Mi casa, que era grande, se agrandaba aún más porque también eran de hecho parte de ella las calles y plazas próximas donde existía una relación fluida diaria con amigos y familia.

En la actualidad vivo en Pozuelo de Alarcón, antítesis de ciudad, de baja densidad de población, con ciudadanos aislados en chalets o encerrados en urbanizaciones-cárceles y grandes extensiones de parques y jardines sin clientela y … con algunos perros.

Si la actual población mundial viviese en ‘Pozuelos de Alarcón’ estaríamos agotando el territorio habitable del planeta Tierra. En este contexto, referido al urbanismo y a las ciudades, afirmo que prefiero los Cádiz siglo XVIII, los Benidorm y Nueva York del siglo XX. A pocos pasos andando tenía panadería, mercado de abastos, plaza pública, calles de paseo, peluquero, zapatero, amigos, bar, sin necesidad de automóvil.

Las ciudades humanas no tienen por qué colapsar, basta con su adecuación a los sucesivos tiempos.

Bianca:Usted se dedicó durante más de doce años, al estudio y trabajo de investigación experimental en el Laboratorio de Hidráulica del Centro de Estudios y Experimentación de Obras Públicas. El Dr. Masaru Emoto ha demostrado que las moléculas de agua son sensibles al pensamiento, a la música y a la intención del ser humano, mejorando su calidad y potabilidad cuando se las somete a estímulos positivos. ¿Qué le pasaría a un funcionario español si éste hace una propuesta oficial de  curar el agua de una ciudad con estos métodos antes de canalizarla para su suministro? ¿Sería considerado un loco?

González de Posada: -El agua, “fons vitae”, es uno de los compuestos materiales, H2O, más elementales, y, por otra parte, más asombrosos por sus propiedades físicas y químicas. De ellas he escrito y hablado en varias ocasiones. La ciencia no asume la hipotética “demostración” referida. ¡Qué más quisiéramos! El funcionario, o ingeniero experto en aguas, podría ejercer su pensamiento, su música y sus intenciones en el depósito de cabecera de suministro de aguas a la ciudad, ya que nadie se lo impide, pero ni el agua ni los demás humanos le harían caso.

-Bianca: -El humano se considera el gran destructor del medioambiente. Sin embargo la erupción de un volcán contamina más la atmósfera que 20 años de producción industrial desenfrenada. Los terremotos, tsunamis y huracanes matan a millones de organismos de un plumazo, así que la naturaleza también se destruye a sí misma. Este calentamiento global que estamos sufriendo ¿es causado por la acción humana o un proceso evolutivo del planeta que sucedería de todos modos aunque el hombre no contaminase?

González de Posada: -El ‘calentamiento actual’ de la Tierra está indudablemente causado por el hombre. Nos encontramos, sin duda científica, en una fase geológica antropogénica, acción que es complementaria de la evolución oscilante de la temperatura media del planeta. Puede verse el extenso artículo publicado recientemente, en colaboración con Dominga Trujillo, en Anuario del Instituto de Estudios Canarios LII [2008], 2009 de título “Cambio climático: Consideraciones astronómicas y físicas. Aplicación a Canarias”. El planeta Tierra ha pasado por numerosas épocas de calentamiento y enfriamiento, a él como planeta le es indiferente; el tema, no obstante y obviamente, es de suma importancia para la biosfera que sí cambia y mucho.

Bianca: -El planeta Tierra se auto-regula y protege así a la biosfera de las energías destructivas del cosmos. ¿Es para Usted la Tierra un ser vivo, un organismo?

González de Posada: -El planeta Tierra, como todos los astros, es intrínseca y extrínsecamente dinámico. En términos tradicionales de la biología valen como metáforas los siguientes términos: nace, evoluciona y está llamado a desaparecer como tal; le faltaría, al menos, la capacidad de reproducción.

Bianca: – En el año 2002 fue Usted Académico Correspondiente de la Real Academia Nacional de Farmacia. La mayoría de los congresos, laboratorios de investigación, fórums y actividades son financiados por la industria farmacéutica. A ésta le conviene contar con sociedades enfermas para poder seguir adelante con su negocio. ¿No cree Usted que si se trabajase realmente para la salud, las acciones de las farmacéuticas en la bolsa deberían tender  con el tiempo a la baja? ¿A qué se debe que sea una industria cada vez más poderosa, rica y exitosa?

González de Posada: -Hay un hecho básico primario: la existencia de la enfermedad. Y otro hecho humano intelectual y psicológico: el deseo de curarse.

Y otro más: Todo trabajo se desarrolla para la supervivencia, para “ganarse la vida”. El suyo, el mío. Las empresas, todas, no sólo las farmacéuticas, buscan beneficios, cuanto más, mejor.

Con estos tres referentes tanto la introducción como las propias preguntas se formularían de otra manera.

No tenga ninguna duda de que las industrias farmacéuticas trabajan realmente para la salud, como su panadero trabaja para que tenga Ud. pan y la RENFE para que Ud. y yo podamos viajar, y la Universidad para que nuestros hijos alcances títulos universitarios, etc, etc. Muchos empresarios cambian de negocio, según interpreten los menores riesgos y los mayores beneficios. Si no quisiéramos salud no habría investigación, si no quisiéramos turismo no habría hoteles, etc., etc.

Bianca: -Por último, está la cuestión de la Ciencia y Dios. Un tema que es de su interés y el que maneja de una forma muy amena y clara en sus conferencias. Existen muchos científicos (incluso biólogos) que son creyentes y van a la iglesia todos los domingos. ¿Cómo casa la inmaculada concepción o el milagro de la resurrección en la mente de un científico que debe regirse por el método de comprobación?

González de Posada: -El ser humano es “uno”, pero este uno es “una estructura” integrada por notas caracterizadoras diferentes: cientificidad, psicología, ideología política, creencia religiosa, etc. La personalidad es compleja, no elemental.

Por otra parte, tipos de racionalidad existen varios: racionalidad científica, racionalidad jurídica, racionalidad teológica (p.e. cristiana católica), etc.

Sólo asumiendo la complejidad, que es obvia aunque algunos quieran negarla, pueden entenderse los ámbitos diferentes.

La ciencia no considera “milagros”, entiende de “misterios” (considerando como tales a cuestiones que, de momento, desconoce, pero podría llegar a conocer; estímulo, pues, para la ciencia). Ni falta que hace que los considere. No es su ámbito. La racionalidad científica constituye método para lo científico. Pero aquí no se acaba el ser humano.

La “inmaculada concepción” no es, en ningún caso, concepto científico ni tiene en sí ninguna relación con la ciencia. Hace referencia al “pecado original” que no es concepción científica.

Probablemente quiera Ud. referirse a la “concepción virginal” por María de Jesús de Nazaret. La ciencia, en tanto que tal, hace bien en afirmar que aquellos acontecimientos –la concepción virginal y la resurrección- no tienen cabida en las descripciones científicas. De aquí surge la idea de “milagro”, acontecimiento extraordinario contrario a las leyes de la Naturaleza.

La historia humana nos ha venido enseñando que numerosas personas de preclara inteligencia han sido “creyentes” y el presente nos indica que numerosos científicos en la actualidad, como Ud. afirma, “incluso biólogos”, no sólo crean en un Dios Creador sino que van a la Iglesia todos los Domingos.

………………………………………………………………………………………………………

Bueno, un hueso duro de pelar.

Pero nos ha dejado claro que ni Masaru Emoto, ni la Tierra como organismo, y con lo de la virginidad de María, nos dice que eso no entra en la esfera de la ciencia, como si ésta fuese “otra dimensión”. Además ha subrayado lo de “No le quepa duda que las farmacéuticas trabajan para la salud”.

Ha sido un gran placer entrevistarle, y en este reportaje en particular, estoy esperando sus opiniones, ya que de alguna manera hemos escuhado “la voz oficial”.

Quiero destacar que la conferencia a la que asistí fue maravillosa, ya que explicó cómo la ciencia y la religión ya no tienen por qué pelearse, algo que coincide con mi reiterada intención de unificar la ciencia y el espíritu de una vez por todas.

Quedo a la espera de vuestros comentarios.

Fuente:Bianca Atwell

Anuncios
Posted in: Bianca Atwell